Llegó septiembre. Mes de cambios, de vuelta a la rutina para casi todos, tiempo de dejar atrás los vaivenes sustanciales del verano e incorporamos radicalmente a los hábitos y obligaciones. Septiembre trae también, además del innumerable concurso de coleccionables que colorean el escaparate de kioskos y librerías, la apertura de un nuevo curso pastoral y […]

Seguir leyendo esta noticia en El Muñidor