Un diseño plagado de simbología rociera con una imagen visualmente predominante: la del Espíritu Santo de Pentecostés que, posado sobre el orbe terráqueo en el centro del resplandor, irradia su gracia sobre los doce apóstoles para que vayan a anunciar el Evangelio hasta los confines del mundo. Cuatro kilos y medio de oro de ley de 22 kilates emplearán los orfebres sevillanos Hermanos Delgado en materializar la nueva corona de oro que las filiales rocieras ofrendarán a la Virgen del Rocío en 2019 con motivo del centenario de su coronación canónica, cuyo boceto ha sido desvelado este jueves en la aldea almonteña donde se levanta el santuario rociero.

Alrededor de 180 corporaciones –entre hermandades filiales, no filiales y asociaciones– se han unido para ofrendar el primer regalo conjunto de toda la gran familia rociera a la Patrona de Almonte en la historia de la Romería. La elección del diseño definitivo de la nueva corona se llevó a cabo después de un concurso por invitación en el que participaron ocho de los mejores talleres de orfebrería de toda Andalucía, de los cuales seis eran sevillanos, y del que resultó ganador el proyecto de los Hermanos Delgado López, en cuyo taller de la calle Goles ya se trabaja en la construcción de la maqueta a tamaño real, hecha en cartón, que habrá de probarse a la imagen.

El hombre que concibió el diseño ganador es José Delgado López, que junto a sus hermanos Ángel y Francisco, han estado presentes en la rueda de prensa convocada para la presentación del diseño en las dependencias del Museo de la Hermandad Matriz de Almonte, situado en la propia ermita de El Rocío.

La nueva presea guarda las mismas proporciones y medidas de la corona que posee actualmente la Virgen y que fuese ejecutada en 1919 por el platero de la Catedral de Sevilla Ricardo Espinosa de los Monteros para su coronación canónica. Todo ello, explica José Delgado, con idea de «no alterar la impronta actual de una iconografía tan sublime de la Santísima Virgen y reconocida mundialmente».

Huyendo de recargamientos decorativos, los Hermanos Delgado han optado por un dibujo sencillo con elementos adoptados a su simbolismo. Así, por ejemplo, en el centro del canasto se representa el escudo del papa Juan Pablo II, único pontífice que se ha postrado a las plantas de la Blanca Paloma en su histórica visita a la aldea del Rocío el 14 de junio de 1993. Y si en el frontal del canasto estará el escudo de Karol Wojtyla, en la trasera se representará el fruto de una granada abierta como símbolo de unión de todas las hermandades del Rocío. A derecha y izquierda del canasto figurarán, por su parte, el escudo de la Hermandad Matriz y el del municipio de Almonte, recordando el Patronazgo de la Virgen sobre esta villa onubense.

El canasto se divide en ocho caras con otras tantas hornacinas donde estarán representadas ocho letanías lauretanas, a saber: Estrella de la Mañana, Fuente de la Salud, Pozo de la Sabiduría, Rosa Mística, Espejo de la Justicia, Refugio de los Pecadores, Arca de la Alianza y Puerta del Cielo. Las pilastras están rematadas por jarras con ramos de azucenas en alusión a la pureza de la Virgen María.

Un total de seis imperiales son los que sostienen el orbe terráqueo, de los que cuatro estarán dedicados a los dogmas de la Virgen con escenas de la Perpetua Virginidad, la Maternidad Divina, la Madre Inmaculada y la Asunción a los Cielos. Los dos títulos restantes irán representados con escenas alusivas a la Virgen Madre de la Iglesia y a la Virgen Reina y Señora de todo lo creado.

En el resplandor campean los bustos y atributos de los doce apóstoles. Un total de 34 rayos flamígeros y 32 rayos de punta de diamante conforman el destello de divinidad de la Virgen, que la rodea con las doce estrellas que simbolizan las doce tribus de Israel.

EL ESTRENO, EN LA ROMERÍA DE 2019

Será en la Romería de 2019 cuando la Virgen del Rocío estrene su nueva corona, en cuya ejecución se combinarán, además del oro, materiales como el marfil (para la paloma del Espíritu santo), los brillantes (para la pedrería de las doce estrellas) y rubíes (cuyo color rojo, predominante en todo el diseño, es el litúrgico de Pentecostés). La comisión de hermandades filiales, no obstante, desea que la ejecución de la corona se finalice en abril de 2019.

UNA OBRA SOCIAL DE TODAS LAS HERMANDADES

El presidente de la comisión de hermandades creada para impulsar esta iniciativa y secretario de la hermandad de Valverde, Luis Fernando Morián, aseguró este jueves, que junto a esta ofrenda material, todas las hermandades y asociaciones que componen la gran familia rociera desarrollarán una gran obra social con motivo del centenario de la coronación de la Virgen del Rocío. Para ello la comisión ya baraja dos propuestas de obra social, aunque aún deben decidir si se decantarán por una o activarán las dos al 50%. Morián hizo un llamamiento a los rocieros y devotos de la Virgen para que donen a través de las filiales el oro necesario (»un trozo de cadena guardado en un cajón o un pendiente desparejado») para fundir esta ofrenda «de sentimiento y amor» a la Virgen.

Sigue leyendo esta noticia en la Web de El Correo de Andalucía