«Sería muy bonito verla salir al alba del amanecer», dice Juan Ignacio Reales. La cita marcada en rojo en el calendario de todos los rocieros es el próximo 8 de septiembre, pero la hora del inicio de la procesión es toda una incógnita. Ese día la Virgen del Rocío recorrerá en su paso procesional las calles de la aldea almonteña en la esperada salida extraordinaria que abrirá los actos del centenario de su coronación canónica (1919-2019). A día de hoy, no obstante, hay muchas dudas en torno a la hora más o menos aproximada en que se producirá el salto de la reja, cuestión en la que históricamente nunca ha existido un horario prefijado y que en Almonte siempre se resuelve con la expresión «será cuando la Virgen quiera…».

Que la Virgen del Rocío vuelva a salir de amanecida, con las primeras luces del alba, como era costumbre hasta los años setenta cada lunes de Pentecostés, siempre ha sido un viejo anhelo de muchos almonteños. En la Romería de Pentecostés la batalla por retrasar el salto de la reja hasta el alba parece perdida. Pero esta ocasión, sin embargo, se ha extendido una corriente mayoritaria en el pueblo de Almonte para que la Virgen pueda salir al alba el próximo 8 de septiembre, rememorando aquellas salidas de antaño con las primeras luces del día. Y hay algunos detalles que invitan a pensar en que, realmente, la voluntad y el anhelo mayoritarios del pueblo de Almonte puedan cumplirse esta vez.

El presidente de la Hermandad Matriz de Almonte, Juan Ignacio Reales, asegura, en declaraciones a El Correo de Andalucía, que «en el pueblo se están expresando muchas opiniones en ese sentido a través de distintos foros». «Se trata –explica Reales– de un deseo muy arraigado. Sería muy bonito verla salir al alba del amanecer, algo que la gente de mi generación casi no hemos conocido. Pensamos que sería la mejor forma para que esta procesión, realmente única, cobrara su sentido extraordinario».

A través de las redes sociales, el propio Reales ha solicitado un «esfuerzo de generosidad a los más jovenes» de Almonte, «a los que tienen la suerte de poder llevarla sobre sus hombros» para hacer realidad «el anhelo y el sueño de nuestro pueblo».

«Eso se está traduciendo en nuestro pueblo, en un deseo mayoritario, en un anhelo y un clamor que cada vez nos llega con más fuerzas, de que la Virgen salga al alba, como un regalo y homenaje a nuestros mayores, a los que nos legaron esta devoción, para que ellos puedan disfrutarla como antiguamente, con luz del día, junto a sus hijos y nietos, unidos toda la familia», expresa Reales en una larga proclama que dice haber escrito «a título particular, aunque sea difícil disociar mi condición de presidente de la Matriz».

A diferencia de otras salidas de la Virgen, en la tarde-noche del próximo 7 de septiembre, la víspera de la procesión extraordinaria, no habrá ningún acto programado en el santuario que pueda servir de desencadenante del inicio de la procesión. «No hay ningún acto programado en el santuario ese día. Lo que sí se celebrará ese día es un acto en El Real del Rocío, a partir de las 23.00 horas, ante el monumento a la coronación. Allí está previsto que se dé lectura a la bula pontificia de la coronación y seguidamente se proceda al rezo del santo rosario». Este acto no estará presidido por el Simpecado de la Matriz, sino por la propia imagen de la Virgen que preside el monumento de la coronación».

«En una ocasión como ésta, siempre se hace necesario preparar el interior del templo para la salida de la Virgen: retirar los bancos, despejar el presbiterio de enseres y exornos… tareas que aconsejan realizarlas a puerta cerrada. Sería lo lógico para mejor garantizar la salida de la Virgen», de ahí que la Matriz se plantee la posibilidad de cerrar el santuario ya de anochecida, «como se cierra todos los días del año».

Reales aclara, no obstante, que el cierre del santuario durante esa noche «es una posibilidad, lo que no significa que vaya a ser así si finalmente las circunstancias no lo permitieran. Ya se verá si se puede cerrar como todos los días. Estaremos a la expectativa…».

En la última salida extraordinaria de la Virgen, acaecida el 19 de agosto de 2013 con motivo del bicentenario del Rocío Chico, el salto de la reja se produjo a las 1.08 horas de la madrugada. Los almonteños protagonizaron en esa ocasión una de las salidas más tempraneras de la historia, tomando al asalto las andas de su Patrona cuando todavía por la megafonía de la aldea se repetía la letanía de avemarías del Santo Rosario. La megafonía suspendió su emisión y sólo cuando el Simpecado almonteño cruzó el pasillo abierto en el santuario las andas de la Virgen abandonaron el presbiterio.

¿De madrugada o de amanecida? Este próximo 8 de septiembre no habrá un Rosario con el Simpecado de Almonte que pueda desencadenar el salto. Reales espera una salida al alba y una procesión no muy larga en su duración. Almonte sueña con ver a su Virgen a las claritas del día. ~

Sigue leyendo esta noticia en la Web de El Correo de Andalucía