Fuente: artesacro.org

Francisco Perejón Ortega. Ya tiene Benacazón, poniente sol del Aljarafe, como cada semana de pasión desde tiempos antiguos, un altar de fuego a los pies del Calvario, una ofrenda de luz que brota del corazón, de la devoción íntima y sentida, arraigada y firme, …

Seguir leyendo esta noticia en la Web de Arte Sacro