Fuente: artesacro.org

  Al norte de la bella Híspalis, allá donde termina el paseo del gran río, junto al monasterio de los Jerónimos, aquel, fundado por Diego de Sevilla, que escribió renglones de oro de nuestra ciudad y que hoy intenta despertar de su letargo no siendo siquiera …

Seguir leyendo esta noticia en la Web de Arte Sacro