La Comisión Provincial de Patrimonio de la Junta de Andalucía en Sevilla ha informado favorablemente sobre el proyecto presentado por la Universidad de Sevilla y la Hermandad del Cristo de los Estudiantes para la restauración del Cristo de la Buena Muerte, obra esculpida por Juan de Mesa en 1620 y que es propiedad de esa institución.

Desde la fecha de ejecución de la imagen del Cristo no se tiene constancia documental de intervenciones de restauración, a excepción de las realizadas a partir de la década de los 80 del pasado siglo. La intervención aprobada tiene dos líneas de actuación. Por un lado, buscará eliminar los daños existentes a nivel estructural y funcional, y por otro, la aplicación de tratamientos de restauración que contribuyan a la restitución material y presentación estética de la imagen. La Junta de Andalucía recomienda la constitución de una comisión para el seguimiento de los trabajos de restauración y la toma de decisiones a adoptar en cada momento.

El crucificado de Juan de Mesa se encontraba en la iglesia de la Anunciación de la Universidad por haber pertenecido a una congregación de sacerdotes que tenía su sede en dicho templo, perteneciente hasta el siglo XVIII a la Compañía de Jesús. La iglesia de la Anunciación, convertida entonces en la capilla de la Universidad de Sevilla, fue destinataria de la mayor parte de bienes patrimoniales que la orden de los Jesuitas se vio obligada a abandonar tras su expulsión decretada por el rey Carlos III en 1767, y uno de esos bienes era el crucificado de la Buena Muerte. En 1966, consumado el traslado de la universidad desde su sede en la calle Laraña hasta la actual de la Fábrica de Tabacos, la hermandad de los Estudiantes, que veneraba la imagen en el templo de la Anunciación, acordó trasladarse igualmente a la capilla actual en el edificio de la calle San Fernando.

Por otra parte, La Comisión Provincial de Patrimonio ha informado favorablemente el proyecto de conservación y restauración del retablo del Cristo de la Caridad de la iglesia de San Jorge del hospital de la Caridad de Sevilla. Se trata de retablo barroco, en madera tallada, dorada y policromada obra de Bernardo Simón de Pineda de1673. La talla del Cristo y de los cuatro ángeles pasionarios son obra del XVIII de Pedro Roldán.

Esta restauración tiene como prioridad intervenir únicamente en el retablo, exceptuando las esculturas del Cristo y los cuatro ángeles pasionarios que han sido restauradas recientemente, y para las que sólo se plantea una revisión detallada de su estado de conservación actual y la eliminación del polvo. Los trabajos previstos para esta intervención pretenden devolver al retablo su fisonomía y carácter original, respetando las modificaciones que ha tenido a lo largo de la historia hasta conferirle su actual fisonomía. Por ello se consolidará y estabilizará su estructura, su base de preparación, dorados, policromías y capas pictóricas, devolviendo, mediante una limpieza equilibrada y una reintegración cromática ordenada, los valores estéticos que aún se encuentran presentes en él.

Sigue leyendo esta noticia en la Web de El Correo de Andalucía