Fuente: artesacro.org

Han pasado ya dos Martes Santo y sigo esperándote. Esperando esa eterna sonrisa, ese sempiterno carácter cordial y reconciliador que tanto te caracterizaba. Ese halo de esperanza en forma de nombre que, junto a ti, se transformaba en Candelaria. Sigo esperándote… Si el año …

Seguir leyendo esta noticia en la Web de Arte Sacro