La identificación de un varón por gritar de forma «amenazante» y la colaboración ciudadana en un conato de carrera han sido los únicos incidentes destacables de una Madrugá caracterizada por la tranquilidad y que ha contado con un amplio dispositivo de seguridad puesto en marcha por el Ayuntamiento de Sevilla, la Junta de Andalucía y la Delegación del Gobierno.

Según ha informado el Consistorio en un comunicado, la primera de las actuaciones a destacar tuvo lugar a las 02.30 horas cuando se identificó a una persona en el entorno de las Naves del Barranco que se encontraba «profiriendo gritos amenazantes» cerca de una cofradía, por lo que fue trasladado a dependencias policiales aunque finalmente fue puesto en libertad al considerarse que no suponía riesgo alguno.

Un segundo incidente se produjo a las 03.34 horas cuando se detectó a través de las cámaras y de los avisos al 112 y de la Policía una situación de tensión, concretamente, un conato de carrera en Reyes Católicos con una duración de unos 15 segundos cuya difusión fue frenada por la colaboración ciudadana y el dispositivo policial logrando que no se produjera una carrera.

En este sentido, el Consistorio explica que la mayor parte de la población «se echó a un lado, no gritó y colaboró con Policía Nacional y Policía Local indicando quiénes eran los supuestos alborotadores» lo cuales fueron finalmente identificadas, por lo que el ruido no se propagó y la situación se controló con rapidez. El dispositivo sanitario se activó al detectarse el incidente para atender a las personas que presentaran cuadros de nerviosismo o que hubieran sufrido algún golpe.

Además, el dispositivo policial realizó más de 1.700 intervenciones durante la noche del Jueves Santo y la Madrugá con más de 500 denuncias de tráfico, 267 pruebas de alcoholemia y seis intervenciones contra la venta ambulante en las que se incautaron de más de 400 artículos de distinto tipo. A estas cifras hay que añadir las intervenciones de Bomberos, Protección Civil, Unidad Adscrita, Policía Nacional y los distintos servicios municipales implicados.

En este contexto, la noche ha estado marcada por un importante descenso de consumo de alcohol en la vía pública y el cumplimiento de la normativa por parte de los establecimientos de hostelería y comercios. Por su parte, el delegado de Seguridad, Movilidad y Fiestas Mayores, Juan Carlos Cabrera, ha señalado que «la colaboración ciudadana y la presencia del dispositivo policial fueron fundamentales para lograr una noche tranquila y sin incidentes en la que se ha podido disfrutar de una gran madrugada y de todas las hermandades».

Sigue leyendo esta noticia en la Web de El Correo de Andalucía