La sucesión de borrascas en Andalucía ha paliado la sequía y aumentado las reservas de los pantanos. La aparición del último frente coincide en el tiempo con la publicación de los primeros pronósticos a largo plazo que abarcan las jornadas de Vísperas de la Semana Santa, días en los que, a priori, el anticiclón se anclaría al oeste de la Península Ibérica.

La fiabilidad de las predicciones es aún especialmente baja, ya que las modelizaciones a mayor resolución alcanzan un plazo máximo de 192 horas -8 días-. Según las primeras predicciones del modelo europeo Global Forecast Systemas (GFS), las jornadas del Viernes de Dolores y el Sábado de Pasión estarían asociadas a la ausencia de inestabilidad, aunque, debido a la lejanía temporal de las fechas analizadas, no es descartable un giro de los escenarios y la aparición de algunas vaguadas asociadas a la movilización de las altas presiones.

La incertidumbre con respecto al Domingo de Ramos y a la plenitud de la Semana Santa es aún absoluta.

Sigue leyendo esta noticia en la Web de El Correo de Andalucía