La Virgen de la Victoria de las Cigarreras se convertirá este sábado en la décimo novena dolorosa de la Semana Santa de Sevilla coronada canónicamente. El arzobispo de Sevilla, Juan José Asenjo Pelegrina, presidirá en el altar del Jubileo de la Catedral la misa estacional de la coronación que comenzará a las 11.30 horas.

La Coral Polifónica de Jesús Despojado y la Coral Polifónica del Padre Ángel Urcelay, a los que se sumará el órgano del nuevo maestro catedralicio Carlos Arturo Guerra quien ha tomado el relevo al fallecido Enrique Ayarra, amenizarán una ceremonia que musicalmente reproducirá la Misa de la Coronación de Mozart y para la que la hermandad ha repartido más de 1.700 invitaciones. La dolorosa datada en el siglo XVII recibirá la corona –realizada en 1967 por Manuel Seco Velasco y restaurada y enriquecida con piedras preciosas por el joyero cordobés Miguel Ángel Cerezo– en un sencillo altar siguiendo los modelos de las últimas coronaciones de la Paz y la Salud de San Gonzalo, y tras haber protagonizado un besamanos extraordinario y un triduo preparatorio en la parroquia del Sagrario. Para la ocasión, la Virgen de la Victoria presentará como atuendo la saya de tisú de plata de Juan Manuel Rodríguez Ojeda y el manto bordado de vistas confeccionado por Jesús Rosado Borja hace unos años para el besamanos y el rosario de la aurora.

Una vez finalizada la misa estacional, la corporación cigarrera contará con el tiempo justo para entronizar a la dolorosa, ya coronada, en su singular palio de cajón e iniciar la procesión de regreso triunfal a su templo en la antigua Fábrica de Tabacos en Los Remedios. La comitiva comenzará a salir a las 16.30 horas por la Puerta de los Palos, con la previsión de que el paso asome sobre las 17.00 h. Encabezará el cortejo la banda de cornetas y tambores de Nuestra Señora de la Victoria desde la Catedral hasta la Plaza Nueva, y la banda de cornetas y tambores Columna y Azotes desde la Plaza nueva hasta el final del recorrido.

La Cruz de Guía, escoltada por dos faroles, abrirá la comitiva de acompañamiento, en el que asimismo se integrarán cuatro insignias que conformarán los cinco tramos de 250 hermanos con cirios: la Bandera de la Virgen, el Sine Labe, la Bandera de la Coronación y el estandarte corporativo, que irá precedido por el rosario de bacalaos representativos de las hermandades que han sido invitadas a esta procesión triunfal. Como suele ser habitual en las procesiones del Jueves Santo, en la presidencia irá el Estandarte Real que estará escoltado por dos soldados del Regimiento de Artillería Antiaérea Número 74 con base en El Copero. Tras el paso, desfilará la banda de música María Santísima de la Victoria de las Cigarreras, que durante el recorrido interpretará las más de diez composiciones dedicadas a la coronación canónica. El itinerario completo de la procesión de regreso es el siguiente: plaza Virgen de los Reyes, Placentines, Alemanes, Hernando Colón, plaza de San Francisco, Granada, Andén del Ayuntamiento, Plaza Nueva con recepción por parte de la Corporación Municipal, Zaragoza, Doña Guiomar, plaza de Molviedro y saludo a la hermandad de Jesús Despojado, Castelar, Puerta del Arenal, Arfe, Dos de Mayo y saludo a la Hermandad de las Aguas, Temprado, Postigo del Carbón, Paseo Colón, Puente de San Telmo, plaza de Cuba, Asunción, Virgen de Regla, Virgen de Begoña, Virgen de la Victoria, Padre Damián y saludo al Colegio de Santa Ana, Virgen de Loreto y saludo a la Parroquia de los Remedios, Asunción, Virgen de la Victoria y Juan Sebastián Elcano con entrada prevista del paso a la 1.00 horas.

LA MADRINA NO ESTARÁ PRESENTE

Su Majestad la Reina Sofía, camarera de honor y madrina de la coronación canónica de la Virgen de la Victoria, no estará presente este sábado en la misa estacional que acogerá la Catedral debido a motivos de agenda. Así, la corona que ceñirá las sienes de la dolorosa cigarrera será trasladada hasta el altar sobre unas pequeñas andas que serán portadas por los niños nacidos de las mujeres acogidas en el Hogar de Belén de la Parroquia de San Joaquín, donde ha recaído la obra social de tan feliz acontecimiento.

ASENJO, HERMANO EFECTIVO

La imagen de la Virgen de la Victoria, data del siglo XVII, ejecutada probablemente entre 1611 y 1628. El arzobispo Juan José Asenjo siempre ha sentido una especial predilección por la doliente y serena expresión de la talla de esta dolorosa. De hecho, el pasado mes de mayo juró las reglas de la cofradía como hermano efectivo. «En alguna ocasión, nos confesó que es una imagen capaz de llegar al corazón», ha recordado el hermano mayor de la hermandad, Claudio Espejo, quien espera que Sevilla viva una jornada para la historia con la Virgen de la Victoria.

Sigue leyendo esta noticia en la Web de El Correo de Andalucía