La réplica catalana de la Virgen de Consolación volverá a Utrera tras más de una década de estancias en tierras catalanas para lo que fue creada por el imaginero utrerano Sebastián Martínez Zaya coincidiendo con los actos del Año Jubilar 2007 dedicado a la patrona, más en concreto al V Centenario de su llegada a Utrera.

El acuerdo ha sido firmado entre el presidente de la Casa de Utrera en Cataluña, el utrerano Miguel Terrino, y la hermandad de los Muchachos de Consolación y en él también han intervenido el Arzobispado de Sevilla, que lo ha autorizado, y la alcaldesa pedánea de Trajano y el párroco de este poblado.

La idea es que la imagen pueda ser venerada en la futura casa hermandad que quiere edificar la cofradía de los Muchachos de Consolación. Como dicho proyecto tardará todavía un tiempo en completarse, la cofradía del Lunes Santo ha firmado un acuerdo de cesión para que la imagen pueda ser venerada durante ese periodo en la parroquia de Trajano que regenta el párroco Plácido Díaz.

El acuerdo se ha demorado en el tiempo por decisión de la hermandad de los Muchachos de Consolación, según ha explicado a este periódico el presidente de la Casa de Utrera en Cataluña, Miguel Terrino. La intención de este colectivo de utreranos en Cataluña era haber cerrado el acuerdo y haber hecho efectivo el traslado de la imagen mucho antes, pero, según dijo, «no ha sido posible hasta ahora».

Para la alcaldesa pedánea de Trajano, Josefa Sánchez, la cesión de la imagen supone una buena noticia para el poblado que podrá contar de esta forma con «una importante joya y con un revulsivo en la parroquia que permitirá dinamizar el pueblo, generar actividades y atraer visitas». La imagen es una réplica casi exacta de la original de la Virgen de Consolación, aunque tiene unos pocos centímetros más de altura. La talla fue creada por el imaginero utrerano Sebastián Martínez Zaya expresamente para su devoción en tierras catalanas

La directiva de la Casa de Utrera en Cataluña encargó esta imagen, en la que invirtió entre su imaginería, vestuario y ornamentación unos 10.000 euros, hace una década con motivo de la celebración del V Centenario de la llegada a Utrera de la imagen original. El imaginero Sebastián Martínez Zaya tardó unos tres meses en culminar la obra. La ropa se adquirió en la vecina localidad de Los Palacios y Villafranca, mientras que la ornamentación se encargó a Orfebrería Santos de la capital hispalense. La bendición de la talla la realizó el por aquel entonces sacerdote rector del santuario de Consolación, Diego Pérez Ojeda, en un acto solemne que se realizó en este emblemático templo utrerano.

Tras su bendición, la imagen quedó expuesta al culto durante una semana en la parroquia utrerana de Santa María de la Mesa, antes de su traslado a Cataluña, donde tuvo su sede canónica en la parroquia de Sant Jaume de Badalona. Allí estuvo unos años hasta que por discrepancias con el clero el colectivo de utreranos en Cataluña decidió trasladar la imagen a su sede social.

Ha sido en estas fechas, cuando el colectivo de emigrantes utreranos en Cataluña se ha disuelto, tras varios intentos infructuosos de constituir una nueva junta directiva sin que ningún miembro de las 115 familias socias hubiera mostrado su disposición al relevo. Cuando se ha producido el acuerdo, que traerá en los próximos día a Utrera esta réplica de la imagen de la patrona de la ciudad.

Además de la entrega de la imagen a la Hermandad de los Muchachos de Consolación, la Casa de Utrera en Cataluña barajó otra opción de donar la imagen a la localidad cubana de Consolación del Sur, ciudad con la que está hermanada Utrera, pero los socios decidieron, finalmente, que la imagen regrese a Utrera.

La imagen que ahora volverá a Utrera está realizada en madera de cedro. La orfebrería de la Virgen, compuesta por coronas, ráfaga, orbe, media luna y barco, en metal plateado, fue creada por Orfebrería Santos.

En principio, el acto oficial de recepción de la imagen se ha programado una vez concluya la festividad de la Semana Santa, en concreto el domingo 8 de abril, en la parroquia San Pablo de Trajano. Los vecinos de esta poblado perteneciente a Utrera esperan ya ilusionados ese día para poder tener a la patrona de Utrera más cerca físicamente y en sus corazones, según explicó a este periódico la alcaldesa pedánea.

Sigue leyendo esta noticia en la Web de El Correo de Andalucía