La hermandad de la Macarena no pasará por debajo del Arco tras salir de su Basílica la próxima Madrugá. Como hasta el año 1985, los pasos del Señor de la Sentencia y la Virgen de la Esperanza caminarán directamente de frente hacia la Resolana, dejando de dar el pequeño giro a la derecha para desfilar por este emblemático pórtico de la ciudad que corona el azulejo de la Virgen y que tanta simbología tiene para los macarenos. En su defecto, el cortejo de capas de merino y antifaces de terciopelo transitará por el Arco a la vuelta, poco antes de entrar en el templo, ya en la mañana del Viernes Santo.

La junta de gobierno que preside José Antonio Fernández Cabrero ha explicado que este cambio dará «operatividad» a la salida de la cofradía, permitiendo además que pueda ser contemplada «por mucha más gente que de la otra manera». Algo que, como apunta la corporación, este año es posible gracias a las nuevas obras de reurbanización y peatonalización del entorno de la Basílica con las que han desaparecido los cruces de vías y firmes que desde la Semana Santa de 1986 imposibilitaban la salida de frente de la cofradía en dirección a la Resolana. Es por ello, que se ha subrayado que «no se pierde un recorrido tradicional», pues se implantó hace unas décadas.

Esta sorprendente modificación en los primeros metros de la estación de penitencia de la Macarena se dio a conocer este domingo en el Cabildo de Toma de Horas en el que el vicario general de la Archidiócesis, Teodoro León, firmó en la Capilla Real de la Catedral, ante el Consejo de Cofradías y representantes de las hermandades, el decreto que fija los horarios e itinerarios de las cofradías para la próxima Semana Santa. La asamblea se prolongó este año hasta alcanzar prácticamente la hora con la lectura detallada de los numerosos cambios que conlleva la nueva configuración del Martes Santo, con su recorrido a la inversa de la Carrera Oficial (empezando por la Puerta de Palos de la Catedral y terminando en la Campana); y las ya conocidas alteraciones en recorridos y horarios de la Madrugá, que han sido «frutos del esfuerzo de hermanos mayores y diputados mayores de gobierno para buscar soluciones y alternativas a los problemas». El presidente del Consejo, Joaquín Sainz de la Maza, señaló además que «el espíritu de diálogo ha permitido, en gran parte, el consenso de todos».

En este sentido, el hermano mayor de Santa Cruz, Juan Jiménez, tomó la palabra en el turno de intervenciones para leer una carta en representación de todas las corporaciones del día y como hermandad fundadora del Martes Santo. «Queremos que conste en acta, nuestro profundo y leal agradecimiento al Cabildo Catedral, al delegado diocesano de hermandades y al Consejo y su junta superior, en especial a su presidente y al delegado del día, por su sensibilidad, apoyo y colaboración en este acuerdo firme y unánime que nace con la única y noble intención de mejorar las estaciones de penitencia de nuestras hermandades».

Con respecto a la Madrugá, la Esperanza de Triana volvió a realizar su clásica reclamación del «derecho al lugar que por antigüedad le corresponde» mientras que el secretario del Consejo, Carlos López Bravo, dio lectura al escrito de Los Gitanos con esta misma petición. Fueron las tres únicas intervenciones.

«Cuidar» el paso por Catedral

Por su parte, el delegado diocesano de hermandades y cofradías, Marcelino Manzano, realizó «un llamamiento» a las hermandades y a todos en general para la Semana Santa de este año. «Debemos de cuidar el paso de las cofradías por la Catedral. Es el momento de oración fundamental, que da sentido a nuestras estaciones de penitencia. La cofradía será en la forma que haga su oración en la Catedral». A lo que añadió: «Todo lo que podamos mejorar redundará en beneficio de nuestra fe».

Del mismo modo, el delegado diocesano de hermandades avanzó que para este 2018 la intención común para las estaciones de penitencia será rezar por los frutos del Sínodo de obispos dedicado a los jóvenes que ha sido convocado por el Papa Francisco para finales de año. «Es algo que compartimos todos y nos toca muy de cerca. Para que la Iglesia encuentre el modo de acompañar a los jóvenes. Es una plegaria común que elevamos al Señor». Por último, aprovechando que se cumplen 25 años de la última visita del Papa (hoy ya santo) Juan Pablo II a Sevilla, Manzano invitó a recuperar «las oraciones que dirigió directamente a hermandades y cofradías de Sevilla», pues «son de permanente actualidad».

Sigue leyendo esta noticia en la Web de El Correo de Andalucía