El veranillo anticipado que se está viviendo desde el Lunes Santo, al menos en horario diurno, con sol espléndido y temperaturas que rondan los 27 grados tiene visos de acabar de forma abrupta para los días finales de la Semana Santa sevillana. Del calor moderado que se vive el Miércoles, se pasará a un descenso de temperaturas, que no superarán los 20 grados, con cielos ostensiblemente nublados, este Jueves Santo, aunque eso sí, continuará «la estabilidad anticiclónica y no existe probabilidad de lluvia», según se desprende en la predicción especial para la Semana Santa que diariamente actualiza la Agencia Estatal de Meteorología para Andalucía Occidental.

Esta posible inestabilidad metereológica que se adviene, a juicio de Meteorología, mantiene todas las miradas en la Madrugá, momento clave de la Semana Mayor sevillana. En este sentido, desde la Aemet se cifra en hasta un 80 por ciento la probabilidad de lluvia en el periodo comprendido entre las cinco y las ocho de la mañana del Viernes Santo, precisamente el tramo horario en el que discurrirán todas las cofradías que tienen su cita con la Madrugá hispalense. Acotando más los riesgos de precipitación, desde Meteorología se señala a las seis de la mañana como el momento de mayor probabilidad de lluvia, que sin embargo, no se prevé que haga acto de presencia a la medianoche, hora en la que tiene prevista su salida la Macarena, la primera de la noche más esperada del año. A la una saldrán El Silencio y El Gran Poder, mientras que la Esperanza de Triana tiene su cita con su público desde las 1:50. Ya más entrada la Madrugada saldrán El Calvario y Los Gitanos, a las 3:30 y las 2:30, respectivamente. En cualquier caso, y según la Agencia Estatal de Meteorología la lluvia tendrá poca intensidad.

Para el Sábado Santo, el riesgo de precipitación descenderá levemente, según los informes que maneja Aemet en la mañana del Miércoles Santo, en el tramo comprendido entre las 8 y las 11 de la mañana, con un 75 por ciento de lluvia en Sevilla. A de las 14 horas, el riesgo desciende sobremanera, dándose por más segura las salidas procesionales previstas para la tarde del Viernes Santo, históricamente la jornada más castigada por la climatología adversa.

El sábado, aunque aún está lejos para predicciones más firmes, avanzan desde Aemet que será estable, aunque eso sí, persiste la probabilidad de chubascos débiles y dispersos, principalmente por la mañana.

Sigue leyendo esta noticia en la Web de El Correo de Andalucía