Fuente: Hermandad de La Hiniesta


Hoy celebramos el día de Mª Auxiliadora, cuya devoción se remonta a los primeros tiempos del Cristianismo cuando en Éfeso y Antioquía acostumbran a llamar a la Virgen con el nombre  griego de “Boetéia” que significa “la que trae auxilios venidos del cielo”. Posteriormente en Constantinopla, San Juan Crisóstomo la llama “Auxilio potentísimo” de los seguidores de Cristo.

La celebración de esta advocación recuerda la liberación y regreso al Vaticano del Papa Pio VII, el 24 de mayo de 1814,  tras su cautiverio en manos de Napoleón Bonaparte, y después de ponerse bajo el amparo de la María “auxilio de los cristianos”.
La propagación  definitiva de la advocación se debe a la obra de San Juan Bosco, que puso a Mª Auxiliadora como invocación de su labor apostólica y educativa de los  jóvenes de su época y que los salesianos  ha extendido por todo el mundo.
En este día felicitamos a la familia Salesiana, transmisora de la misión  universal emprendida por D. Bosco en Turín, y muy especialmente a las hermanas y devotas de la Hiniesta que hoy celebran su onomástica.