Fuente: Hermandad de La Hiniesta

Hoy 13 de mayo, la Iglesia celebra la festividad de la VIRGEN DE FÁTIMA, advocación que toma su nombre de la localidad portuguesa del mismo nombre situada en la región centro, distrito de Santarém y cuyo nombre proviene de la antigua ocupación  musulmana, en recuerdo de la hija preferida del profeta Mahoma. La construcción del Santuario de Fátima a partir de 1928 como lugar de veneración universal a la Virgen ha traído el desarrollo a la localidad, logrando ser elevada a la categoría de ciudad el 12 de junio de 1997.


La Iglesia acepta que entre los meses de mayo y octubre de 1913, tres pastores, Lucía dos Santos, Jacinta y Francisco Marto, tuvieron una visión de la Virgen María a quienes encomendó un mensaje profético para la salvación de la humanidad. El denominado “milagro del sol” ocurrido el 13 de octubre, fecha de la última aparición de la Virgen ante una muchedumbre de varios miles de personas convirtió el lugar en un referente mundial de veneración a la Madre de Dios.  El 13 de octubre de 1930, el obispo de Leiria declara dignas de fe las apariciones y autoriza el culto de Nuestra Señora de Fátima. Posteriormente el episcopado portugués, siguiendo los mensajes de la Virgen, consagra al país vecino al Inmaculado Corazón de María



Durante las apariciones, los tres pastores recibieron de la propia Virgen una serie de mansajes ó secretos  relacionados con el destino de los hombres y de la Iglesia. Hoy día Fátima es un lugar de peregrinación mundial, y ante la representación iconográfica de la Virgen se han postrado los Papas Pablo VI,  San Juan Pablo II, y Benedicto XVI.

Desde estas líneas felicitamos a las hermanas y devotas de la Hiniesta que hoy celebran su onomástica.