Mi encuentro con el barrio del Cerro del Águila sucedió hace más de un lustro. Cursaba estudios de postgrado en la Universidad de Sevilla, y la casualidad me llevó a imbuirme en sus entrañas durante un buen puñado de días. Fueron varios meses de idas y venidas, entre sus calles, conviviendo con sus vecinos, con […]

Seguir leyendo esta noticia en El Muñidor