Podremos cubrir la Cuaresma con relatos que describan hasta el último de sus detalles; contemplar altares, exposiciones o acudir a numerosos cultos, pero ni con todo ello elevado a su máximo exponente habremos sido capaces de alcanzar los pequeños gestos en los que asoma el Dios humilde y cercano, los que nacen de la felicidad […]

Seguir leyendo esta noticia en El Muñidor