Una iglesia del Salvador abierta de par en par y sin visitas turísticas. La extraordinaria coincidencia del besamanos de la Virgen de la Merced de Pasión, tradicional culto de regla en este mes de septiembre, con el que de manera excepcional expondrá en un besapiés y besamanos conjunto al Cristo del Amor y a la Virgen del Socorro por la celebración del IV centenario del encargo de las tallas a Juan de Mesa (1618) deparará que en el Salvador se viva el fin de semana una circunstancia realmente insólita para estas dos hermandades.

Durante sábado y domingo, en horario de 11.00 a 21.00 horas, coincidirán el besamanos a la Virgen de la Merced y el conjunto a los titulares del Amor. Para esta ocasión, la dolorosa de la hermandad de Pasión se ubicará ante el cancel bajo de entrada a la capilla sacramental, mientras que los titulares del Amor estarán expuestos en besapiés y besamanos en la nave del Evangelio, ante su altar.

Previamente, este viernes la hermandad del Amor celebrará la solemne función a la Santa Cruz que, con motivo del IV centenario de la fusión de las hermandades de la Sagrada Entrada y del Amor (1618-2018), tiene lugar de forma extraordinaria en el día de su festividad.

Esta función será presidida por el cardenal y arzobispo emérito de Sevilla, Carlos Amigo Vallejo. Para esta celebración extraordinaria, la Archicofradía del Amor ha reeditado una convocatoria de cultos custodiada en su archivo y que data de principios del siglo XIX. Una vez acabada la función a la Santa Cruz, el cardenal Amigo será el primero en inaugurar este besapiés y besamanos conjunto que, de manera oficial, se abrirá al día siguiente.

Cuando el Salvador abra sus puertas a las 11.00 horas de este viernes, los priostes de la hermandad del Amor ya habrán concluido, a falta únicamente de las flores, el montaje del besapiés y besamanos conjunto de sus titulares, una estampa que las generaciones más recientes jamás han conocido.

Para tan excepcional ocasión, la Virgen del Socorro aparecerá ataviada de forma muy parecida al día en que se bendijo su manto procesional, el 7 de abril de 1957. De esta forma, la dolorosa vestirá su manto procesional, diseñado por Joaquín Castilla y confeccionado por Concepción Fernández del Toro, una saya en color marfil y la corona antigua del siglo XIX. Detrás de la Madre del Socorro figurará, en posición vertical, la efigie del Cristo del Amor, que se mostrará inusualmente sin potencias. Los rectores de la Colegial han accedido a suspender las visitas culturales durante el fin de semana para que el horario de estos cultos se viera ampliado.

Sigue leyendo esta noticia en la Web de El Correo de Andalucía