La Banda de Cornetas y Tambores de la Centuria Romana Macarena ha estrenado este domingo su nuevo uniforme abriendo el cortejo de la procesión de la Virgen del Rosario. La indumentaria, inspirada en el traje de etiqueta o gran gala del Ejército de Tierra español, satisface «un deseo» de la propia formación, que ha ideado y guiado los trabajos de diseño hasta llegar al resultado final. «Renovación, tradición, elegancia y sencillez» son las claves del nuevo uniforme.

En una nota de prensa la corporación de la Madrugá ha explicado que el uniforme está confeccionado en tela tipo granito de color azul -color muy parecido al utilizado por la Banda en la uniformidad de los años 90 del siglo pasado-, chaqueta cerrada al centro mediante una hilera de siete botones dorados, estampados con el escudo de la Hermandad. En los puños, delimitados por un vivo en oro, aparece bordado el escudo de la hermandad, y en los costados hay trabillas para usar.

El pantalón, en la misma tela y color que la chaqueta, lleva también trabillas para usar como parte de la uniformidad de verano. El cinturón, que se utiliza sobre la chaqueta, de color verde con galón dorado y hebilla metálica, donde también aparece el escudo de la corporación. Bajo la chaqueta se aprecian dos puños y un cuello de color blanco simulando camisa.

El conjunto se remata con una gorra de plato realizada con la misma tela y color que el uniforme, visera forrada con un vivo oro próximo al borde exterior, banda en el mismo color verde que el cinturón, vivo oro entre plato y banda, así como en las costuras del plato, barbuquejo de doble cordón oro y galleta metálica con el anagrama de San Gil Abad. Es el recuerdo a la pertenencia de la hermandad de la Macarena a esta parroquia.

Inspirado en el uniforme de etiqueta o gran gala del Ejército de Tierra español, el nuevo uniforme recoge la vinculación entre la hermandad y la Jefatura de la Fuerza Terrestre en la Plaza de España y la base de helicópteros de las Fuerzas Aeromóviles del Ejército de Tierra (FAMET) en el Copero, siendo habitual que los militares que participan en las distintas misiones de mantenimiento de la paz visiten la Basílica para encomendarse a la Virgen de la Esperanza Macarena antes de partir.

Sigue leyendo esta noticia en la Web de El Correo de Andalucía