Los últimos estudios sociológicos revelan que España es el país europeo con más jóvenes que ni estudian ni trabajan. Efectivamente la realidad es preocupante, y el futuro incierto, pero no todo es tan negro como lo pintan. En Sevilla siguen despuntando brotes verdes. Son jóvenes, cofrades sin miedo a expresar abiertamente que forman parte activa […]

Seguir leyendo esta noticia en El Muñidor