Dentro de la nomenclatura particular que se utiliza en el seno de muchas de las hermandades de nuestra Semana Santa se encuentra una que es poco conocida y que suele presentar extrañeza a alguien que nunca la haya escuchado. «Y tú, ¿dónde sales este año en tu cofradía?». «Este año salgo de municipal».

En algunas cofradías, sus miembros suelen emplear esta expresión para referirse a las parejas de nazareno que van por delante de la cruz de guía que abre el cortejo. Estas parejas, normalmente dos, van justo detrás del diputado de cruz de guía. En algunas hermandades llevan cirio mientras que en otras llevan un farol, según la costumbre de cada una de ellas. Normalmente es un puesto muy codiciado en la cofradía porque ofrece una visión de la calle durante la procesión que únicamente pueden tener ellos, nadie más del cortejo tiene esa visión. Quienes hacen la estación de penitencia en ese puesto suelen comentar que es llamativo y en ocasiones, emocionante, cómo la bulla de personas que esperan en un sitio para ver pasar la cofradía se va abriendo paso y se hace el pasillo ante la llegada de los primeros nazarenos. Debido a que la función de abrir paso y velar por la seguridad está relacionada de forma directa con la policía, se acuñó este término popular y se dice salir de municipal a aquellos puestos que van a la cabeza de la larga fila de nazarenos abriendo paso entre la multitud que espera el cortejo.

Sigue leyendo esta noticia en la Web de El Correo de Andalucía