Esta nueva entrega de la Guía Cofrade de El Correo de Andalucía pone el acento en un término que tiene más que ver con el mundo interior (y formativo) de las hermandades que con la vertiente propiamente cofrade que cada Semana Santa se puede contemplar con todo lujo de detalle en las calles de la ciudad. Si bien, sin lo primero no se puede entender la forma con la que los hermanos afrontan la estación de penitencia. También la actitud de oración y de recogimiento del cuerpo de nazarenos y, por extensión, del resto de la comitiva que acompaña a las sagradas imágenes. Así, el diccionario de la Real Academia Española (RAE) describe en su cuarta acepción que retiro es «ejercicio piadoso que consiste en practicar ciertas devociones retirándose por uno o más días, en todo o en parte, de las ocupaciones ordinarias». Habitualmente las hermandades organizan retiros para prepararse interiormente ante la llegada de nuevos tiempos litúrgicos, como Adviento, Navidad, Cuaresma… La convocatoria suele realizarse en un lugar distinto (y alejado) del propio templo o casa de hermandad, y que, a su vez, invite a la oración en comunidad, sin ninguna otra distracción. En algunos casos, el retiro ocupa más de un día (un fin de semana) y suele compaginarse con la convivencia y la comida fraterna como programa complementario de actividades. La Archidiócesis de Sevilla, a través de la delegación diocesana de Cofradías, suele promover retiros en distintos momentos del año. Van dirigidos a los colectivos que conforman las hermandades, desde los hermanos mayores hasta acólitos y monaguillos.

Sigue leyendo esta noticia en la Web de El Correo de Andalucía