Algunas de las hermandades de Sevilla, así como sus sagradas imágenes, son también conocidas por algún apodo cariñoso que les ha puesto el pueblo. Una de esas imágenes sale a la calle este Lunes Santo y aunque es venerada bajo la advocación de Virgen de Guadalupe, muchísimos cofrades la conocen simplemente por el apelativo de La virgen niña debido a su aspecto juvenil. Esta Virgen fue realizada por el imaginero Luis Álvarez Duarte en 1965, cuando el artista era todavía un adolescente desconocido. Entonces, la hermandad tenía su sede en la parroquia de San Bartolomé, en el sevillano barrio de la Judería, y era su hermano mayor el recordado cofrade Juan Delgado Alba.

La junta de gobierno decidió entonces buscar una dolorosa para la hermandad y, tras una intensa búsqueda, dieron con la dolores de Álvarez Duarte. Una vez en propiedad de la hermandad, fue bendecida el 19 de febrero de 1967 por Salvador Díaz Luque, párroco de San Bartolomé.

Tallada en madera de ciprés, responde al modelo de la dolorosa sevillana, de gran belleza, en la que destacan sus rasgos juveniles y la expresión de su mirada. En 1981 su autor le sustituyó el candelero, tallándole unas nuevas manos y en 2010 intervino sobre la imagen a la que ha sometido a una limpieza, gracias a la cual recuperó las tonalidades claras de su encarnadura. La Virgen de Guadalupe realizó su primera salida procesional el Lunes Santo de 1969.

Sigue leyendo esta noticia en la Web de El Correo de Andalucía