La lluvia ha respetado, hasta el momento, a la Semana Santa de Sevilla 2018, que con la excepción del Viernes de Dolores, ha visto en la calle a todas sus cofradías hasta la jornada del Jueves Santo, con el retraso inicial del Domingo de Ramos, que se solventó con todas sus hermandades realizando estación de penitencia a la Catedral. El riesgo llegaba, anunciado desde lo albores de la semana, para la Madrugá, a la que se llegó a vaticinar un 80 por ciento de probabilidad de precipitación.

Sin embargo, últimas previsiones de Meteorología rebajaron en la actualización de las 23 el riesgo de lluvia, cifrándolo en un 10 por ciento entre las 4 y las 6 y de un 30 por ciento entre las 6 y las 8. A partir de esa hora, ya no existiría riesgo de lluvia sobre Sevilla, que en caso de ocurrir en los tramos horarios antes reseñados serían de caracter débil y ocasional, a juicio de la Aemet.

En este sentido, el físico de partículas de la Universidad de Indiana, Antonio Delgado, conocido en el orbe cofrade por sus precisas predicciones meteorológicas vaticina frío y lluvia débil para las seis de la mañana, un momento especialmente delicado de la Madrugá sevillana, porque salvo El Silencio, todas estarían aún realizando su estación de penitencia.

El Gran Poder, por ejemplo, estaría próxima a San Lorenzo, a la altura de Vera Cruz, y previendo esta posible precipitación, podría acelerar desde algunas horas antes para evitar riesgos. El Calvario estaría en una situación parecida. Pero más lejos estarían el resto. En el caso de La Macarena, con el paso de la sentencia de vuelta a San Gil, habría de buscar cobijo, mientras que el palio es posible que aún no haya salido de la Catedral, y por ende, podría permanecer ahí. Al igual que todo el cortejo de Esperanza de Triana, en una imagen que ya se vivió hace algunas primaveras. Lo sGitanos por su parte estaría aún sin llegar a Carrera Oficial, sumándole a lo anterior los previsibles retrasos, con lo que sería, una de las corporaciones que podría resultar más damnificada.

En cualquier caso, la ciudad volverá a echarse a la calle para disfrutar de su noche más esperada con la esperanza puesta en que esta lluvia no haga acto de presencia.

Sigue leyendo esta noticia en la Web de El Correo de Andalucía