La hermandad obrera de Apostolado y Penitencia del Santísimo Cristo del Perdón y María Santísima de la Amargura, popularmente conocida como Muchachos de Consolación, ha cubierto una excepcional estación de penitencia en que la que ha podido lucir en todo su esplendor las imágenes de sus titulares.

La principal novedad de la cofradía utrerana del Lunes Santo ha sido el cambio de recorrido en su salida debido a las obras que se están efectuando en el paseo de Consolación, por lo que el cortejo, que ha partido del santuario de Consolación a las 18.00 horas, cogió un trayecto alternativo adyacente a esta vía, el regreso al emblemático santuario de la patrona de Utrera no ha supuesto variación ya que a la vuelta la cofradía siempre regresa, pasada una hora y media del Martes Santo, por el parque de Consolación.

Tras la salida, los primeros momentos emotivos han comenzado a vivirse con el doble homenaje a los mayores. Primero han sido los ancianos de la residencia geriátrica, que contemplaron el cortejo y ofrecieron sendos ramos de flores para los dos titulares de la cofradía. Poco más abajo han esperado otros mayores, los del Hogar del Pensionista. En este punto, de nuevo, la saeta ha sido la gran protagonista, en este caso con alumnos de la Escuela de Saetas de Utrera como Antonio Romero, María Dolores Morilla, Rosa Mulero y la profesora y directora de dicha escuela, la utrerana Consolación García Segovia.

A partir de ese momento, la cofradía, que este Lunes Santo ha destacado también por su buena organización, ha penetrado en el centro histórico de la ciudad donde también se ha vivido momentos intensos a su paso por la Casa Surga, en la Carrera Oficial y algunos pasos como la calle Rodrigo Caro, donde el Ayuntamiento ha realizado la recepción municipal, ya que esta cofradía es la única de Utrera que no pasa por la plaza de Gibaxa, donde se encuentra la sede del Consistorio utrerano, y donde de nuevo se ha escuchado el rezo hecho cante de la saeta, en esta ocasión a cargo de Dolores Pérez.

El paso por la calle Ancha ha sido el punto del inicio del regreso al santuario y también ha deparado intensos momentos cofrades con mucho público acompañando a los titulares de esta cofradía que tuvo los sones de la Agrupación Musical Muchachos de Consolación en el paso del Cristo del Perdón y la banda de música Ciudad de Utrera en el palio de María Santísima de la Amargura.

Otros puntos destacados del cortejo de la hermandad utrerana del Lunes Santo ha sido el paso por la calle Cristóbal Colón, popularmente conocida como La Huerta, donde con motivo del 30 aniversario de una escuela de baile se ha realizado un acto especial que ha contado con la música al piano de Claudio Gómez Calado y la voz de la artista local Rosa Marín.

Enfilando ya la recta final de recorrido la procesión de la Hermandad de los Muchachos de Consolación han congregado mucho público en su recorrido, tanto por el paso por el parque de Consolación como a las puertas del emblemático santuario utrerano, donde la cruz de guía ha llegado pasadas la 1.30 de la madrugada.

Así ha puesto punto y final a su estación de penitencia la hermandad de los Muchachos de Consolación, una corporación que en estos momentos aborda importantes proyectos como la construcción de su casa hermandad y la puesta en valor de la réplica catalana de la Virgen de Consolación, cuya cesión ya ha conseguido y que, a la espera de la construcción de su casa hermandad, ha cedido a su vez para su culto durante cuatro años a la parroquia de la pedanía de Trajano.

Sigue leyendo esta noticia en la Web de El Correo de Andalucía