Han sido necesarias una reforma de Reglas –aprobada por los hermanos el pasado mes de octubre– y la solicitud a la autoridad eclesiástica de una dispensa –pues todavía el nuevo texto normativo no ha sido sancionado por Palacio– para que la hermandad del Buen Fin pueda hacer realidad el próximo Miércoles Santo su deseo de volver a procesionar la representación del que en su día fuera el primer y más importante titular de esta corporación, el Santo Sudario, recuperando así una tradición de la que existe constancia desde el año 1621.

La representación del Santo Sudario consistirá en una reproducción facsímil a escala real de la célebre Sábana Santa de Turín que se venera en la Catedral de San Juan Bautista de la ciudad turinesa. Esta copia fue donada a la hermandad el pasado mes de octubre por el profesor Juan Manuel Miñarro en nombre del Centro Español de Sindonología, a cuyo equipo de investigación pertenece.

Impresa sobre un tejido sintético, la copia del Santo Sudario se ha obtenido a partir de un «archivo fotográfico de alta definición» facilitado por el Centro Español de Sindonología, lo que ha permitido conseguir una perfecta impresión de todos los detalles que contiene la reliquia, con especial atención a la impronta somática del cuerpo del Redentor. El trabajo de impresión se ha realizado en la empresa Pasport Woman S.L., en Gerona, trabajando sobre una bobina continua de tejido sintético, lo que ha permitido obtener una copia completa de la Síndone a la medida real del tejido original. De este modo, el facsímil donado a la hermandad del Buen Fin posee unas dimensiones de 4,42 por 1,13 metros.

En andas

Lamentablemente, y debido a la carestía de vocaciones que existe en la actualidad, el lienzo no lo portarán en el cortejo cuatro frailes franciscanos cogido por los extremos, «como antaño era costumbre», según aclara el hermano mayor del Buen Fin, José Luis Foronda. En su lugar, y también en aras de una mayor visibilidad, el Santo Sudario será exhibido sobre unas andas portadas por cuatro acólitos de la cofradía y escoltados, a su vez, por dos servidores de librea.

La hermandad franciscana con sede en el convento de San Antonio de Padua también tiene ya decidido en qué parte del cortejo se incluirá la representación de su titular. En concreto, las andas con la copia de la Síndone irán en el cortejo del Crucificado, cerrando el penúltimo tramo, justo delante del estandarte corporativo.

Aunque las dimensiones de la copia son a la medida real del tejido original (4,42 por 1,13 metros), el hermano mayor aclara que para su ostentación dentro de la cofradía «lo que vamos a hacer es doblar el Sudario a la mitad, de manera que sólo se apreciará el lado positivo, el que corresponde al rostro del Señor Jesucristo».

«Los priostes de la hermandad le están dando vueltas a la manera de ejecutar esas andas. El objetivo es que, en lugar de mostrarse en un plano horizontal, pueda exhibirse con un poco de inclinación». Foronda muestra su «satisfacción» por que la hermandad haya podido recuperar una tradición de la que hay constancia documental en la corporación al menos desde el año 1621. «Teníamos muchas ganas de volver a incorporar al cortejo a nuestro primitivo titular», concluye.

A discreción de cada junta

La hermandad del Buen Fin ha tenido que acometer una reforma de sus reglas para procesionar el Santo Sudario ya que, tal y como estaban redactadas, no lo permitían. El pasado 19 de octubre se aprobó en cabildo general de hermanos la modificación normativa. La reforma de las Reglas deja, no obstante, a discreción de las futuras juntas de gobierno la decisión de incluir o no en la procesión la reliquia del Santo Sudario.

Sigue leyendo esta noticia en la Web de El Correo de Andalucía